Día de la Tierra 2021

Hoy 22 de abril celebramos el Día Internacional de la Madre Tierra que se realiza anualmente desde hace 50 años, aunque debería ser celebrado cada día con el agradecimiento más grande por ser nuestro hogar, el de nuestros antecesores y sucesores.



Un poco de historia


En 1970 nació un movimiento ambientalista cuyo promotor era el senador Gaylord Nelson, donde norteamericanos se manifestaron para luchar por un medio ambiente más sano. Lograron concientizar al grupo político sobre el cuidado de nuestra madre Tierra, lo que nos ha llevado con el paso del tiempo a poner nuestro granito de arena y preocuparnos sobre el daño que estamos ocasionando al contaminar, como la extinción de animales y en general de nuestro medio ambiente.


Hace tres años, en 2018, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer el Acuerdo de Escazú, primer tratado ambiental del mundo en contener disposiciones específicas sobre los defensores humanos en asuntos ambientales y que entra en vigor este 22 de abril de 2021, haciendo al Día de la Tierra más significativo.


Han sido 24 países los que se han sumado a este acuerdo, incluido México. Esto nos habla de la importancia de tomar las acciones necesarias para actuar por nuestro planeta: cuidar los océanos, evitar incendios forestales, contrarrestar el calentamiento global, etc., pero sobre todo, busca evitar que nadie sea amenazado, atacado o asesinado por ser defensor del ambiente.


Dentro del marco de la Convención de las Naciones Unidas, aparece también El Acuerdo de París, sobre el cambio climático, que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero, dicho acuerdo busca mantener el aumento de la temperatura global promedio por debajo de los 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales y perseguir esfuerzos para limitar el aumento a 1.5 grados centígrados, reconociendo que esto reducirá significativamente los riesgos y efectos del cambio climático. Se firmó el 12 de diciembre de 2015 por 195 firmantes y entró en vigor el 4 de noviembre de 2016.


Cuando México firmó este instrumento, el gobierno se obligó a incrementar la generación de energía limpia para alcanzar en 2024 un piso del 35% del total producido; es decir que un poco más de un tercio de la energía consumida tendría que ser limpia o lo que es lo mismo, proveniente de fuentes hídricas, nucleares, solares, eólicas, geotérmicas o gas natural.


Hasta principios de la nueva presidencia el país había alcanzado un rango de 25% de generación proveniente de energías limpias respecto al total, esto quiere decir que la actual administración estaba obligada a crecer la plataforma de fuentes limpias para sumar un 10% más antes de 2024; sin embargo, el gobierno actual decidió por distintas vías no invertir en la generación de energía limpia, no existe, para lo que resta del sexenio previsión de construir otra hidroeléctrica, ni tampoco existe en el horizonte una nueva central nucleoeléctrica.


Debido a lo anterior, se podría decir que ese 10% restante recae en los habitantes directamente, pues aunque no es una obligación, puede contribuir para el cambio en un futuro cercano. Por eso es importante que en la medida de lo posible, se use energía limpia, ya que también es nuestra responsabilidad como seres humanos el preservar las condiciones ideales y de temperatura del planeta para no poner en riesgo a los seres vivos que lo habitamos.



México y el calentamiento global


El panorama actual en nuestro país es más alarmante, ya que la temperatura en México ha aumentado 1.4 grados con respecto al período de referencia 1981-2010 y en ese mismo período del planeta aumentó 0.98 grados, es decir, la temperatura del territorio nacional ha venido en aumento más rápido que en el resto del mundo.


Sin embargo, México ya ha admitido en el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2020-2034 que no se no cumplirá la meta de generación de energía limpia, incluso la organización internacional Climate Action Tracker afirmó que "La decisión de favorecer la generación de combustibles fósiles sobre la energía renovable coloca a México en un camino que es aún más inconsistente con los pasos que necesita tomar para alcanzar el límite de 1.5°C del Acuerdo de París", de acuerdo con el portal de noticias Expansión.


Hoy más que nunca, es momento de poner manos a la obra y pensar en nosotros y las futuras generaciones , para que puedan vivir en un planeta mucho mejor.


Hace poco más de un año que nos enfrentamos a una pandemia sanitaria mundial que tiene una relación estrecha con la salud de nuestros ecosistemas, el cambio climático, la deforestación, el comercio ilegal de animales de vida silvestre, los cambios que como seres humanos hemos provocado y al no tomar conciencia dañamos a lo que sustenta nuestra Madre Tierra, sin pensar que de eso depende la salud y sobrevivencia de todos nuestros seres vivos, por ello es importante poner todo lo que este a nuestro alcance para poder lograrlo.



Un gran paso para contribuir en ello es el uso de la energía solar


La fabricación de paneles solares implica emisiones nocivas al medio ambiente y a la salud al extraer materia prima como el acero, silicio, cobre y aluminio, pero cuando se aprovecha la energía solar no se genera contaminación directa de los paneles solares.


De hecho, la energía eléctrica generada a través de los sistemas fotovoltaicos no emiten CO2, por lo que no contaminan y contribuyen a la mitigación del cambio climático, además, aquella contaminación provocada por la fabricación de los materiales, se contrarresta en los primeros 3 años del uso del sistema.


Es decir que si un sistema de paneles solares tiene una vida útil de 25 años y restamos los 3 años en donde contrarrestaría la contaminación que sus materiales generaron durante su fabricación, entonces tendría 22 años de energía sin contaminación. ¿No es asombroso?


Si desea saber más sobre el ahorro económico y el impacto ambiental de un sistema de paneles solares para su hogar o negocio, ¡contáctenos!



Cuidemos nuestra Tierra


  • ¿Sabías que cada año, el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques? Una extensión similar a Islandia.


  • Alrededor de un millón de especies animales y plantas se encuentran en peligro de extinción de acuerdo con la ONU.


  • Los ecosistemas sanos nos ayudan a protegernos de las enfermedades porque la diversidad de especies hace más difícil la propagación de patógenos.


Así es como en 2021, el Día Internacional de la Madre Tierra tiene más sentido que nunca y tenemos que estar alertas, hacer consciencia, ser propositivos, estar pendientes de nuestro entorno, de las poblaciones más vulnerables y de nuestra biodiversidad.


El objetivo de este día es pluralizar el movimiento mundialmente y reconstruir nuestro ambiente para poder cuidar de nuestro planeta para entregar una Tierra saludable.


Así que el tema más importante a considerar es el cambio climático. México cuenta con centros para atender este tipo de temas a través del Sistema de Información sobre el Cambio Climático, el Atlas Nacional de Vulnerabilidad al Cambio Climático en México, el Inventario Nacional de emisiones de gases y compuestos de Efecto Invernadero y el mapa de vulnerabilidad de inundaciones.


¡Hagamos de todos los días el #DíadelaTierra!